La promesa de contrato incumplida, ¿cabe indemnización?

Scroll down to content

En el mercado de trabajo es más común de lo deseable: se ofrece un contrato laboral, empleador y candidato aceptan, el trabajador realiza todos los actos preparatorios para incorporarse (dejar otro trabajo, alquilar un piso en el lugar del empleo, comprar un bono de transporte, etc.), pero finalmente el contrato no se firma por culpa del empleador. O viceversa, es el empleado en potencia quien finalmente “se echa para atrás” ¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, ¿qué es una promesa de trabajo?

La promesa de trabajo, compromiso de contratar o precontrato, es una figura jurídica que nace del acuerdo entre el empleador y el trabajador por el que se comprometen a consolidar en el futuro un vínculo laboral. Es propio del proceso previo a la contratación -el iter contractus- cuya normal consecución desemboca en el contrato laboral. Normal no significa siempre. Y es que cuando esta promesa se incumple acarrea una compensación por el daño y por los ingresos que hemos dejado de percibir.

No está regulada. ¿Qué dice la Jurisprudencia?

En general, el precontrato es una figura del Derecho Común, del Civil. De nuevo nos encontramos con una figura atípica: no aparece regulado en ningún artículo del Código Civil. Si bien podemos deducir su existencia de los art. 1451 (promesa de vender o de comprar)(1) y del 1862 (promesa de constituir prenda o hipoteca).

No obstante, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo en su Sentencia de 5 de octubre de 2005 (2) lo definió como “una primera fase del iter contractus: la relación jurídica obligacional [la obligación] nace en aquél y posteriormente, de común acuerdo o por exigencia por una de las partes, se pone en vigor el contrato que había sido preparado. Así, se distinguen dos fases: la primera, el precontrato que es distinto del contrato y no produce los [mismos] efectos de éste, como pudiera ser la trasmisión de la propiedad [o de la disposición de trabajar] sino solo el que las partes pueden exigirse antes del paso a la fase segunda, que es la celebración del contrato preparado y es éste el que producirá los efectos que le son propios .”

Centrándonos ya en el concepto laboral, la sala social del Alto Tribunal (3) ha establecido: “Aunque no contiene el Estatuto [de los Trabajadores] una regulación del precontrato de trabajo, la posibilidad de concertarlo [el precontrato] debe ser admitida. El silencio de dicha norma ha de ser suprimido [suplido por analogía ] (…) (4) , por lo previsto en las disposiciones de éste, que en su art. 1.255 y concordantes admite una amplia libertad contractual que permite que las partes se comprometan a un ulterior otorgamiento del contrato, mediante una oferta en tal sentido aceptada.”

Por lo expuesto hasta aquí deducimos que:

  • a) Existe en nuestro ordenamiento
  • b) Su régimen es similar al del contrato (su forma puede ser verbal, aunque el nivel probatorio se dificulta)
  • c) Tiene fuerza vinculante en su naturaleza [causa propia en palabras del TS]: obliga a celebrar un contrato posterior.
  • d)A consecuencia de ello, cabe la exigencia de su celebración por una de las partes, por tanto:
  • e) Su incumplimiento dará lugar a una indemnización por daños y perjuicios.

O sea, existe el precontrato. Pero tiene requisitos.

En síntesis, podemos afirmar que el precontrato laboral existe en nuestro ordenamiento jurídico. Pero también existen unos requisitos. No todo es una promesa de contrato: debemos diferenciar la promesa de trabajo del mero ofrecimiento de contratar.

Al igual que un contrato de trabajo debe tener unos elementos esenciales sin los cuales pierde su virtualidad, para el perfeccionamiento del precontrato deben existir los citados requisitos. Si bien algunos de ellos pueden ser indeterminados pero determinables. En esencia son: la voluntad y consentimiento de emplear y de la puesta a disposición del trabajador, el objeto del trabajo, las partes, sus funciones, la retribución por ello, la jornada y el período aproximado del inicio.

En consecuencia, su incumplimiento genera una obligación de indemnizar o (Re)Admitir.

La existencia de la figura del precontrato tiene como consecuencia que este, en sí, obliga a realizar ese contrato por el que nació. Si finalmente ese contrato no se realiza será causa de indemnización, de la misma manera que ocurre en la extinción de un contrato de trabajo por despido improcedente o incumplimientos de pactos contenidos en el contrato.

Además, si hemos renunciado a otro puesto de trabajo, podemos reclamar lo dejado de percibir por lucro cesante.

ES ACTUALIDAD

El día 3 de julio saltaba la noticia (5) de una demanda dirigida al banco Santander por el fichaje frustrado de un Directivo, Andrea Orcel. Este iba a incorporarse en el Banco proveniente de otra entidad, UBS, pero finalmente no se produjo debido al alto coste de la operación. Orcel reclama al banco que se lleve a cabo su contratación (se cumpla lo establecido en el precontrato), o que se le indemnice por el daño por su nueva situación en el mercado, así como que se le compense el salario dejado de percibir en UBS (lucro cesante). En total reclama al Banco 100 millones de euros.

Jurisprudencia y artículos señalados: (1) Artículo 1451 CC. La promesa de vender o comprar, habiendo conformidad en la cosa y en el precio, dará derecho a los contratantes para reclamar recíprocamente el cumplimiento del contrato|| (2) STS nº734/2005 de 5 de octubre de 2005 (Rec. 563/1999)|| (3) STS 1547/1991 de 15 de marzo de 1991, Id Cendoj: 28079140011991100696. -Anotaciones entre corchetes añadidas por el autor-.

(3) …a tenor del art. 4.3 del Código Civil [analogía: suplir una laguna por una figura esencialmente idéntica]

Noticia: (4) https://elpais.com/economia/2019/07/03/actualidad/1562136577_391638.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: