¿Sabes lo necesario sobre las pruebas de alcoholemia? Te lo explica un Oficial de Policía

Scroll down to content

Pues efectivamente, ni todos los agentes de la autoridad están legitimados para realizar pruebas de alcoholemia, ni cualquier excusa es válida para realizarlas.

Así, el artículo 21 del Reglamento General de Circulación aprobado por el RD 1428/2003, establece que los agentes encargados de la vigilancia del tráfico son los funcionarios capacitados para realizar las funciones de investigación en casos de alcoholemia, asimismo delimita los casos en los que dichos agentes podrán someter a los conductores de vehículos y de bicicletas a las ya mencionadas pruebas.

¿Qué agentes de la autoridad pueden realizar las pruebas de alcoholemia?

Tal y como señala el artículo 21 RGC, son los agentes encargados de la vigilancia del tráfico los que están autorizados legalmente para realizar las pruebas de alcoholemia. De esto se desprende que sólo los agentes encargados de la vigilancia del tráfico gozan de presunción de veracidad para formular denuncias. 

Se deduce de ello que, a priori, tienen potestad para investigar alcoholemias y para denunciar, tanto los diferentes cuerpos de Policía Local, como la Guardia Civil, como los cuerpos de Policía Autonómica que tengan cedida la competencia en materia de tráfico.

Cabe destacar que dentro de los mencionados cuerpos no todos sus funcionarios tienen competencia en materia de tráfico, si bien es cierto que ni siquiera ellos suelen tenerlo delimitado con claridad, lo que es origen de no pocas controversias y problemas de competencias entre los propios cuerpos entre sí y para con los demás. 

Por otro lado, el hecho de que un funcionario policial sin competencias en materia de tráfico pretendiera realizar las pruebas de alcoholemia a un conductor, sería un hecho inmediatamente subsanable, en tanto en cuanto requiriera de la presencia de otro que sí gozara de dichas competencias. Tengamos en cuenta que se trata (salvo excepciones) de la superación de tasas objetivas a través de las herramientas de que el agente dispone (el etilómetro o la prueba de extracción de sangre en su caso), de tal forma que la presunción de veracidad quedaría únicamente condicionada al hecho de si el conductor conducía o no el vehículo en ese momento.

¿Quiénes están obligados a someterse a las pruebas de alcoholemia?

Volviendo al artículo 21 del RGC, éste establece en su primer párrafo que

Todos los conductores de vehículos y de bicicletas quedan obligados a someterse a las pruebas que se establezcan… Igualmente quedan obligados los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en algún accidente de circulación”.

Por tanto deja claro que todos los conductores de vehículos y de bicicletas quedan obligados a someterse a las mencionadas pruebas. Luego las obligaciones son las mismas para unos y otros, siendo las consecuencias administrativas y penales lo que único que cambia.

De esa forma, los conductores de vehículos a motor (desde ciclomotores hasta autobuses) pueden tener responsabilidad administrativa de carácter económico y en forma de detracción de puntos, y los conductores de bicicletas únicamente tienen responsabilidad de carácter económico.

En cuanto a un eventual reproche penal, únicamente los conductores de vehículos a motor y ciclomotores son susceptibles de incurrir en el mismo, en virtud de lo establecido en el artículo 379 de la LO 10/95 del Código Penal.

Hemos dicho que las personas obligadas son los conductores de vehículos y de bicicletas, pero el final del párrafo añade a los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en algún accidente de circulación. Esto significa que tanto peatones como cualquier otro usuario de la vía, están obligados a someterse a las pruebas de alcoholemia si, y sólo si están implicados como responsables en un accidente de tráfico.

En el caso de los peatones, el resultado de la prueba sería únicamente orientativo, a efectos de esclarecer la responsabilidad en la dinámica del accidente (por tanto una posible responsabilidad civil), ya que no existe ninguna prohibición legal de pasear bajo la influencia de bebidas alcohólicas por las vías objeto de la LSV; pero sí que existiría responsabilidad administrativa en el caso de que el mencionado peatón se negase a someterse a las mencionadas pruebas. En ese caso incurriría en la misma responsabilidad pecuniaria que el conductor de bicicletas.

¿Cuándo y por qué motivos pueden someternos a la prueba de alcoholemia?

De nuevo es el citado artículo 21 del RGC el que establece cuáles son las circunstancias en que un funcionario encargado de la vigilancia del tráfico puede someter a las pruebas de alcoholemia a los usuarios de las vías que hemos citado anteriormente.

Así, el segundo párrafo del artículo dice:

Los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico podrán someter a dichas pruebas:

1. A cualquier usuario de la vía o conductor de vehículo implicado directamente como posible responsable en un accidente de circulación.
2. A quienes conduzcan cualquier vehículo con síntomas evidentes, manifestaciones que denoten o hechos que permitan razonablemente presumir que lo hacen bajo la influencia de bebidas alcohólicas.
3. A los conductores que sean denunciados por la comisión de alguna de las infracciones a las normas contenidas en este reglamento.
4. A los que, con ocasión de conducir un vehículo sean requeridos al efecto por la autoridad o sus agentes dentro de los programas de controles preventivos de alcoholemia ordenados por dicha autoridad.

El apartado 1 del artículo no ofrece dudas de interpretación, ya que habla de cualquier usuario de la vía sin distinción alguna. Es decir que cualquier ciudadano implicado en un accidente de circulación está obligado someterse a las pruebas, ya que la responsabilidad de éste podrá venir determinada en buena medida por el resultado de aquéllas. 

El apartado 2 resulta notablemente subjetivo, ya que de la interpretación que el funcionario haga sobre la conducción del vehículo en cuestión, dependerá que quede justificada o no la práctica de la prueba. Grosso modo significa que lo que para una persona es una clara conducción zigzagueante, para otra puede ser un error humano debido a cualquier circunstancia de la conducción, por lo que se trataría de una motivación quasi irrefutable y difícil de desmontar.

Este apartado justificaría, también, la obligación de someterse a las pruebas a aquél con el que ya se tuvo alguna actuación anterior, en la que se le apreció una sintomatología evidente, y posteriormente se le vio conducir algún vehículo. 

La actuación y la justificación de la alcoholemia basadas en denuncias ciudadanas de conductores conduciendo de forma temeraria o negligente, o con posible síntomas, tienen su fundamento legal también en este artículo.

El apartado 3 faculta a investigar por alcoholemia a quien vaya a ser denunciado por alguna infracción al propio RGC. Este apartado discrimina la comisión de cualquier infracción que no esté tipificada en el RGC, de lo que se deduce que no quedaría justificada una prueba de alcoholemia basada, únicamente, en que el conductor había insultado a los agentes de la autoridad mientras conducía o que acababa de cometer un hurto en cualquier otro sitio.

Por último y en relación al apartado 4, se justifican los conocidos por todos como controles de alcoholemia. Se trata de puntos de verificación donde de forma alternativa se somete a las pruebas de detección alcohólica a los conductores que circulan por dicha vía. 

Como bien establece el propio artículo, los controles deben estar ordenados por la autoridad competente. La autoridad competente dependerá del control que se trate y de los cuerpos policiales que lo realicen. Así, con motivo de las campañas de tráfico, los controles son ordenados desde la propias Jefaturas de Tráfico y habilitan para realizarlos a todos los cuerpos encargados de la vigilancia del tráfico. 

En el resto de casos dependerá de la autoridad competente para cada cuerpo, de tal forma que para que un cuerpo de Policía Local organice un punto de control de alcoholemia, debe estar previamente autorizado y de manera expresa por la alcaldía del municipio, que como norma general lo hará a través de decretos que podrán ser puntuales o indefinidos.

¿Cómo actuar si hay alguna irregularidad en un control de alcoholemia?

Como en cualquier actividad de la administración, toda actuación que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad queda sometida al control y supervisión de superiores y autoridades.

Debe tenerse en cuenta que los funcionarios policiales deben conocer perfectamente cuáles son sus funciones y sus límites en las mismas, por lo que difícilmente van a realizar alguna prueba de alcoholemia fuera de los casos previstos anteriormente, y si se diera el caso, resultaría muy complicado de demostrar que así fue.

Debería demostrarse por vía de recurso administrativo si el procedimiento se inició por esa vía, aportando todos los medios de prueba al alcance.

Si se iniciara por vía judicial habría que diferenciar si los funcionarios apreciaron sintomatología en la persona del conductor o no, ya que de habérsela apreciado, ésta sería suficiente para condenarlo, sin tener que recurrir a la prueba objetiva de alcoholemia. 

La investigación de la alcoholemia es uno de los aspectos más cultivados por los funcionarios encargados de la vigilancia del tráfico, por lo que suele ser también en uno de los que menos errores se suelen cometer. Es más probable cometer errores de tipo procedimental, de mecánica de la prueba o de confección del atestado en su caso, que de tipo subjetivo, pero eso puede ser objeto de otra discusión.

2 Replies to “¿Sabes lo necesario sobre las pruebas de alcoholemia? Te lo explica un Oficial de Policía”

  1. Tengo entendido que los etilómetros deben pasar unos controles que garantizan que la prueba se esta realizando correctamente y con el margen de error que las propias máquinas de por sí puedan tener. ¿Es posible para los ciudadanos comprobar si han pasado o no dichos controles a efectos de poder reclamar la sanción?

    Un saludo.

    Me gusta

  2. Hola José, efectivamente los etilómetros deben pasar todos los años lo que se denomina “verificación periódica”. El etilómetro se remite anualmente al Centro de Metrología perteneciente al Ministerio de Industria, donde tras realizar la verificación, devuelve el etilómetro al departamento de tráfico de procedencia acompañado del certificado de verificación, junto con la relación de los márgenes de error según las tasas.
    Para contestar a su pregunta voy a diferenciar entre el atestado policial por supuesto delito y la denuncia administrativa.
    * En el primer caso, y suponiendo que el investigado no haya renunciado a la asistencia letrada (art. 520.8 lecrim), el abogado podrá solicitar la verificación durante la instrucción del atestado. Si el investigado hubiera renunciado a la asistencia, se adjuntará la documentación del etilómetro al atestado, de forma que el letrado lo tiene a su alcance conforme aquél llegue al Juzgado. No obstante, como normal general se extiende una diligencia en la que se rellenan todos los datos referentes al etilómetro (Marca, modelo, verificación primitiva, verificación periódica,…).
    * En el segundo caso, con la denuncia no se suele acompañar el certificado de verificación del etilómetro. Sí que se rellena un ofrecimiento de acciones para dejar constancia del ofrecimiento de prueba de contraste (sangre u orina), de los derechos que le asisten al denunciado, del destino del vehículo que conducía y de las horas a las que se han realizado las pruebas, las tasas arrojadas y las fechas de Verificación Primitiva y Periódica. Esas fechas se extraen del propio certificado, por lo que (salvo falsificación de documento público por parte del policía) dejan plena constancia de que el etilómetro ha pasado la verificación y la ha superado. En el caso de que quisiera verse físicamente el certificado, se debería solicitar por escrito y no habría problema en facilitarlo, pero habría que tener en cuenta lo referente al beneficio por pronto pago de la denuncia.
    Espero haberle contestado a la pregunta, si no es así no dude en decírmelo.
    Gracias y un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: