Traducción jurídica: Diferencias entre los distintos sistemas legales

Scroll down to content

Derecho consuetudinario y derecho romano

Los economistas hablan en el mismo idioma en todo el mundo, mientras que los abogados, divididos por barreras políticas, se encuentran la mayor parte del tiempo en un autoaislamiento cultural. Un leitmotiv del derecho comparado clásico es la función que cumple el juez, distinta en el derecho consuetudinario y en el derecho basado en el Derecho Romano. De esta última rama del derecho se dice que es un derecho basado en códigos, en el que el juez tiene que interpretar y aplicar un conjunto de leyes escritas.

En ambas tradiciones legales se asumen distintas actuaciones del juez, de tal manera que las fórmulas acordadas en el derecho consuetudinario no funcionarían en un contexto regido por los códigos de leyes. 

El derecho comparado es una disciplina académica relativamente joven. Desde su fundación, su principal preocupación ha sido escudriñar y analizar las principales diferencias entre los sistemas; diferencias que no desaparecen con un simple decreto del legislador. 

Relación de las fuentes del derecho en ambos sistemas

En consecuencia, la relación entre las fuentes de derecho ha sido un foco de interés. Es suficiente pensar que los economistas de todo el mundo comprenden palabras como contrato o propiedad. Esto no se da entre abogados de sistemas legales distintos. 

Uno de los primeros códigos del derecho civil es el Código Napoleónico de 1804, que se promulgó después de la Revolución Francesa y por ello está inmerso en la tradición de la separación de poderes que estaba en boga en aquella época.

Habría que añadir que la Revolución Francesa se originó en parte contra los jueces conservadores que ocupaban los puestos de los parlamentos y que vetaban de forma sistemática cualquier reforma favorable a la burguesía.

No es sorprendente, por tanto, que poco después de la Revolución, los abogados franceses se inclinaran a favor del dogma de la separación de poderes y que alimentaran en consecuencia una idolatría del código.

Fuera de Europa, lo único que se conoce sobre el legado del Derecho Romano es la codificación de leyes y sus comentarios en tiempos de Napoleón. En casi todo el mundo se empezó a imitar este modelo. Es posible que, en la situación inmediatamente posterior de la codificación, la descripción del sistema legal francés pasara a considerarse el paradigma del derecho civil, lo que se corresponde con el panorama que acabamos de describir. No obstante, la evidencia muestra que es imposible llevarlo a la práctica. 

La verdad es que en ninguna parte de la legislación (excepto en un escrito erudito alemán de baja calidad de finales del siglo XIX), ya sea antes o después de la descodificación, existió un sistema legal como el que idearon algunos estudiosos franceses de época posterior a la revolución. Dicho de otra manera, incluso en caso de que las introducciones generales al derecho comparado estuvieran equivocadas en este punto de vista, las diferencias entre las familias de derecho nunca han sido tan dramáticas como para justificar el razonamiento jurídico que algunos consideran un impedimento. Vamos a detenernos en algunas de estas supuestas diferencias estructurales. El código ya no es la fuente principal de derecho en países basados en el derecho romano.

Diferencias entre ambos sistemas

Es cierto que no debe subestimarse su función, pero la cantidad de pleitos que no se resuelven mediante disposiciones del código civil está aumentando en proporción con la complejidad de un sistema legal moderno. Es impresionante la cantidad de leyes que no se incluyen en el código, y en todas las jurisdicciones que se basan en el Derecho Romano se siguen promulgando las normativas especiales a toda velocidad. Se puede tomar la Ley de Propiedad a modo de ejemplo, una parte tradicionalmente importante del Código Napoleónico. Actualmente la propiedad es el sujeto de tal cantidad de leyes especiales que no es posible tener en cuenta un único código. 

Si se analiza la función del derecho consuetudinario se encontrarán pruebas aún más convincentes de lo dicho anteriormente. Los tribunales crean la ley de igual modo en los países con sistemas provenientes del Derecho Romano y en los países regidos por sistemas de derecho consuetudinario. Existen grandes áreas del derecho que se han creado a partir de desarrollos del derecho consuetudinario, como las pertenecientes al campo de responsabilidad del producto en Alemania o las leyes sobre perjuicios en Francia. Las decisiones de los Órganos Tribunales Supremos, ya sea en Alemania, Francia, Italia o Suiza están llenos de reflexiones sobre política estatal, aunque se encuentren ocultas entre los dictámenes.

Se puede decir incluso que los jueces de rango inferior son más sensibles a la política estatal (y, ¿por qué no? Más eficaces en consecuencia) en los países herederos del Derecho Romano que en los países regidos por el derecho consuetudinario. Se puede obtener de forma sencilla un listado de varias áreas del derecho a las que jueces de menor rango de los tribunales de Italia o Francia han dado forma fuera e, incluso, en contra de lo decretado en sus códigos respectivos. 

Asimismo, se puede encontrar un ejemplo perfecto dentro de la legislación francesa sobre perjuicios.  El derecho consuetudinario ha creado en Italia una orden general conminatoria decisiva en algunas partes del derecho, como el derecho de propiedad sobre la radiodifusión. 

Por otro lado, los jueces de menor rango de los países regidos por el derecho consuetudinario, al estar obligados por el principio de stare decisis (mantener una decisión), lo que afecta ciertamente a la rutina de su trabajo, están obligados en mayor medida que sus homólogos provenientes de países herederos del Derecho Romano a cumplir las obligaciones burocráticas frente a sus superiores. En consecuencia, es difícil encontrar una única área del derecho que haya tomado forma únicamente en los tribunales de menor rango de Inglaterra o Estados Unidos. Esta relativa libertad de los tribunales de países herederos del sistema de Derecho Romano puede llegar a ser un vehículo eficaz para introducir el razonamiento dentro de los códigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: