¿Se puede imputar a una persona con un Trastorno de la Personalidad?

Scroll down to content

Existen diversos mitos acerca la relación entre los trastornos mentales y la delincuencia. Sin embargo, más desconocimiento existe si cabe entre los trastornos de la personalidad y la delincuencia, así como entre su concepción y su imputabilidad. Por ello, en este post me he propuesto ahondar en este tema de la forma más sencilla posible.

Para ello, lo estructuraré en diferentes aspectos: Primero, introduciré los Trastornos de la Personalidad, haciendo una breve y concisa descripción clínica de cada uno de ellos. Posteriormente intentaré aclarar lo que es la imputabilidad desde la psicología, incluyendo elementos como las capacidades cognoscitiva y volitiva, que nos serán claves para su comprensión. Finalmente, en un tercer bloque, hablaré sobre el tipo de delitos, si es que hay, que los sujetos con cada trastorno de la personalidad pueden llegar a cometer.

Antes de empezar, cabe aclarar, como ya se ha dicho en esta web, que la relación entre los trastornos mentales en general, y los de personalidad en particular, es difusa por lo que es necesario especificar que los sujetos con trastornos de la personalidad no suelen ser, en su inmensa mayoría, propensos a la delincuencia. 

Los trastornos de la personalidad

Los Trastornos de la Personalidad son entidades clínicas definidas como “patrones permanentes de pensamiento, sentimiento y comportamiento inflexibles y desadaptativos que comparten un significativo malestar y/o deterioro de la actividad social y laboral”.

El manual más consultado por la psicología, el DSM, clasifica los Trastornos de la Personalidad en 3 grupos o “clústers”. 

Clúster A: Sujetos raros y excéntricos

  • Trastorno de la Personalidad Paranoide: Patrón caracterizado por la desconfianza y suspicacia general, de forma que las intenciones de los demás son interpretadas como maliciosas, que aparecen en diversos contextos.
  • Trastorno de la Personalidad Esquizoide: Patrón general de distanciamiento de las relaciones sociales y de restricción de la expresión emocional en el plano interpersonal, que aparece en diversos contextos.
  • Trastorno de la Personalidad Esquizotípico: Patrón general de déficits sociales e interpersonales asociados a malestar agudo y una capacidad reducida para las relaciones personales, así como distorsiones cognoscitivas o perceptivas y excentricidades del comportamiento.

Además, este grupo de trastornos se caracterizan por estar muy relacionados con el grupo de trastornos de la esquizofrenia, como el Trastorno Delirante, por ejemplo. Esta comorbilidad con otros trastornos influirá más adelante.

Clúster B: Sujetos emocionales, erráticos, teatrales e inmaduros

  • Trastorno de la Personalidad Histriónico: Patrón de comportamiento extremadamente dramático y pasional, con la finalidad que los demás pongan toda su atención en la persona.
  • Trastorno de la Personalidad Antisocial: Patrón de comportamiento explotador, manipulador e irrespetuoso con los demás de los demás y con una tendencia al quebrantamiento de las leyes y derechos.
  • Trastorno de la Personalidad Narcisista: Patrón de comportamiento caracterizado por un sentimiento de grandiosidad y una necesidad de atención constante junto con una falta de empatía.
  • Trastorno de la Personalidad Límite: Patrón de inestabilidad de las relaciones personales, de la imagen de uno mismo y de los afectos, con una alta impulsividad.

Este grupo de trastornos suelen estar relacionados con el consumo de sustancias como alcohol o drogas, que hacen de ellos sujetos peligrosos en algunas situaciones específicas.

Clúster C: Sujetos temerosos, miedosos y ansiosos

  • Trastorno de la Personalidad Dependiente: Patrón definido por una necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno, que ocasiona un comportamiento de sumisión y adhesión y temores de separación.
  • Trastorno de la Personalidad Obsesivo-Compulsivo: Patrón general de preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control mental e interpersonal, a expensas de la flexibilidad, la espontaneidad y la eficiencia.
  • Trastorno de la Personalidad Evitativo: Patrón general de inhibición social, unos sentimientos de inferioridad y una hipersensibilidad a la evaluación negativa.

Este grupo de trastornos se relaciona con otros trastornos de ansiedad como el Trastorno de Ansiedad Generalizada o la Agorafobia y representa el menos propenso a los delitos.

La imputabilidad: ¿qué son y qué representan las capacidades cognoscitiva y volitiva?

El concepto de imputabilidad es un concepto puramente jurídico que proviene del derecho penal. Concebir este concepto sin la existencia de la posibilidad de elección de conducta, que permite hacer responsable al autor de una conducta de hecho ilícito, es un error. Desde la justicia, queda de este modo establecido que para que exista una modificación de la imputabilidad del sujeto, es decir, para que su responsabilidad quede atenuada o incluso eximida, sus capacidades cognoscitivas y volitivas han debido verse alteradas.

La capacidad cognoscitiva

Hace referencia a la capacidad que una persona posee para captar la realidad y comprenderla. Es decir, supone saber si el sujeto posee las capacidades suficientes para discernir lo que está bien de lo que está mal.

La capacidad volitiva

Es definida como la aptitud de dirigir voluntariamente nuestra conducta. Si, por ejemplo, a la circunstancia en la que se ha cometido un delito no se le pueda exigir otra conducta distinta a la que la persona realizó, su imputabilidad se vería sin duda modificada.

La modificación de la imputabilidad

A este respecto existen, en nuestro ordenamiento jurídico, los artículos 19, 20 y 21 del Título II del Código Penal, los cuales recogen aquellas circunstancias en las que la imputabilidad puede reducirse pasando a un caso de semi imputabilidad –artículo 21- o a un caso de inimputabilidad –artículos 19 y 20-.

A este respecto, el artículo 20.1 nos indica que:

Están exentos de responsabilidad criminal:

1.º el que al tiempo de cometer la infracción penal, a causa de cualquier anomalía o alteración psíquica, no pueda comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.

En otras palabras: está exento de responsabilidad criminal toda aquella persona que, en el momento de la comisión de los hechos, tuviera claramente afectadas las capacidades cognoscitivas y/o volitivas. El hecho de llegar a una atenuante de la responsabilidad o una eximente dependerá del grado de afectación de dicha capacidad y de su implicación sobre el delito. 

A causa de esto, una de las principales funciones del perito psicólogo es la de evaluar si dichas capacidades se encontraban, o no, afectadas; en qué grado lo estaban y qué implicaciones sobre los hechos tiene dicha afectación.

Delictología de los trastornos de la personalidad

Como decíamos, no es algo habitual el presenciar delitos en los que haya una implicación directa de algún Trastorno de la Personalidad. Sin embargo, cuando encontramos un Trastorno de la Personalidad, este suele ser el Trastorno Paranoide de la Personalidad, el Trastorno Antisocial de la Personalidad o el Trastorno Límite de la Personalidad. 

Cabe remarcar que en la mayoría de las situaciones, estos trastornos no se dan solos, sino que ocurren en comorbilidad con otros trastornos, tal como se decía en el primer apartado descriptivo, por lo que no podemos decir que los Trastornos de la Personalidad impliquen, por sí solos, delincuencia.

Caso especial merece el Trastorno Antisocial de la Personalidad el cual, por sus características, es con diferencia el más habitual de los tres. Su marcada impulsividad e irresponsabilidad, así como su alta tendencia al quebrantamiento de leyes y de la confianza de los demás, hacen de este trastorno el que más versatilidad criminal presenta, así como el más habitual y difícil de tratar.

Si os resulta interesante, la relación de algunos trastornos de la personalidad con la comisión de delitos se trató en este post de mi compañera Marta Pérez: ¿Existe una relación directa entre los trastornos mentales y la delincuencia?

Imputabilidad de los trastornos de la personalidad

A este respecto cabe tener clara la advertencia de Gisbert Calabuid en el 2000, quien nos dice que la valoración penal de los delitos cometidos por sujetos con Trastornos de la Personalidad es muy compleja y debe individualizarse cada caso concreto.

Esto es, sobre todo, debido a la alta comorbilidad que estos trastornos presentan con otros trastornos mentales que muchas veces actúan como catalizadores de la conducta delictiva.

Por ejemplo, un caso de Trastorno Límite de la Personalidad comórbido con el consumo de alcohol hace de este trastorno uno mucho más peligroso pues aumenta la impulsividad ya de por sí presente. 

Otro ejemplo sería el Trastorno Esquizotípico de la Personalidad que, combinado con un Trastorno de Estrés Postraumático puede inducir en la persona una violencia reactiva desmedida ante cualquier persona que le recuerde ese trauma.

En general, y a modo de conclusión, podemos decir que no existe un criterio unánime y de consenso a este respecto. Es decir, a diferencia de otros trastornos como el delirante o el Trastorno Mental Transitorio, que sí implican una afectación en esas capacidades, los Trastornos de la Personalidad deben ser evaluados de forma individual, analizando cada caso en su total complejidad.

También es importante recordar que en absoluto es función del perito psicólogo el decretar la semi imputabilidad o la inimputabilidad, pues esta es una función exclusiva del juez. Nuestra función, como psicólogos, es el asesoramiento mediante la explicación de la afectación que hayan podido tener dichas capacidades sobre los hechos juzgados.

2 Replies to “¿Se puede imputar a una persona con un Trastorno de la Personalidad?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: