Aspectos a tener en cuenta al ceder derechos de autor

Desde el momento en que una obra original toma su forma tangible por primera vez, el autor adquiere derechos de autor y tiene la exclusiva potestad de realizar copias de dicha obra y de vender, alquilar o de distribuir dichas copias, de elaborar obras derivadas (por ejemplo ediciones en audio, ediciones revisadas, adaptaciones teatrales, secuelas, precuelas, etc.); representar la obra públicamente; y de exhibir la obra públicamente.

Asimismo, como titular de estos derechos, el autor puede autorizar o dar licencia a un tercero para que efectúe todas estas operaciones con su obra, pero reteniendo para sí la titularidad de los mismos. Opcionalmente, el autor puede ceder completamente sus derechos de autor (lo que se menciona en algunos contratos de edición como «todos los derechos de autor adquiridos») o solo algunos derechos de autor específicos (como el derecho de representar públicamente la obra).

Cuando un autor firma un contrato de edición, cede sus derechos total o parcialmente a su editor. No suelen mencionarse en el contrato de forma explícita estos cinco derechos. Es probable que, en su lugar, se encuentren términos como «derechos sobre los audiolibros» o «derechos sobre las series», lo que se refiere a lo que puede hacer el editor con sus derechos de autor.

La “tarta” de los derechos de autor

Imagine que sus derechos de autor son una tarta. Dicha tarta está formada por cinco capas que son el derecho de reproducción, de distribución, de realizar obras derivadas y exhibir la obra públicamente. En esta industria cada derecho concreto necesita un «pedazo» de la tarta de derechos de autor.

Por ejemplo, el «derecho de edición de bolsillo» incluye los derechos de reproducción y distribución de su obra en un formato específico, mientras que el «derecho sobre los audiolibros» incluye tanto los derechos de reproducción y distribución como el derecho a crear una obra derivada (es decir, la grabación en audio del libro).

La tarta de los derechos de autor puede cortarse de muchas maneras diferentes, creando diferentes porciones para satisfacer las necesidades concretas de un editor, como un formato concreto, cierta área geográfica o una duración de tiempo exacta. Tener adquiridos los derechos de autor sobre una obra no es lo mismo que poseer una copia física del mismo.

No se adquiere de forma automática el derecho de reproducción de un libro de forma automática con la compra de una copia. No obstante, sí se adquiere el derecho de distribución sobre dicha copia y, por ejemplo, venderla a una librería de libros usados o regalarla a un amigo.

¿Qué ocurre con las obras de varios autores?

Cuando en una obra participa más de un autor y cada uno de ellos destina sus contribuciones a que conformen una unidad con las demás, dichos autores compartirán los derechos de autor de esa obra (esto es, son cotitulares). En este caso, el trabajo se llama obra colectiva en el argot de los derechos de autor. A veces es fácil definir si es una obra conjunta, y otras no tanto.

En el fondo, si cada persona realiza aportaciones valiosas a la obra y todos acuerdan que sus contribuciones acaben formando un «todo», probablemente cumplen los requisitos de autoría de una obra conjunta.

Por ley, cada autor de una obra conjunta puede autorizar un amplio abanico de usos de los derechos de autor sobre la obra sin el permiso previo de los coautores.

Cada uno de los autores puede transferir su participación en la propiedad y puede ceder a otras personas una licencia sin exclusividad para determinados usos de la obra. A menos que hayan firmado un acuerdo en otro sentido, cada uno de los autores de una obra conjunta debe dar a todos los demás una participación per capita en los ingresos con independencia de si el coautor tenía conocimiento de ello, puso objeciones o respaldó el acuerdo. 

Todo esto quiere decir que si un libro tiene dos autores, cada uno de ellos tiene derecho al 50% de los beneficios, aunque uno de los autores solo se hubiera ocupado del 10% del escrito.

La cesión de derechos de autor

El editor puede tener que usar algunos de sus derechos de autor para publicar su libro, para lo que necesitará su autorización. Dicha autorización se detalla en la cláusula de concesión de derechos, que especifica cómo se dividen los intereses de los derechos de autor.

A continuación, explico tres tipos de cesión de derechos de autor:

  • Asignación (una cesión de la propiedad de los derechos de autor al editor).
  • Licencia exclusiva (el editor tiene permiso para efectuar determinadas acciones con los derechos de autor sobre una base de exclusividad).
  • Licencia de no exclusividad (el editor tiene permiso para efectuar determinadas acciones con los derechos de autor sobre una base de no exclusividad).

En una cláusula de cesión de derechos, el término cesión se refiere a la transferencia de la titularidad de uno de sus derechos de autor o más a un nuevo titular. Una vez efectuada la cesión, el autor de la obra ya no es titular de aquellas partes de los derechos de autor que cedió, y no puede ejercer dichos derechos ni cederlos a terceros.

Por ejemplo, si se ceden los derechos de reproducción y distribución de un libro a una editorial, el autor ya no tiene derecho de reproducción y tampoco puede vender el manuscrito sin autorización previa. 

La palabra clave en todo esto es «cesión»; quiere decir que los derechos quedan entregados, no solo se da permiso para usarlos. Es mejor no equivocarse: Es algo serio

Hay que pensárselo dos veces o más antes de ceder todos los intereses derivados de los derechos de autor a una editorial, porque puede que no se necesiten todos los derechos de autor para cumplir correctamente con las obligaciones de un contrato de edición.

Del mismo modo que ocurre con una cesión, una licencia exclusiva concede a la editorial el derecho en exclusivo de ejercer los derechos habilitados.

Por ejemplo, con una licencia exclusiva, la editorial tiene derecho a evitar que un tercero publique ediciones rivales (incluido el autor). No obstante, una licencia exclusiva no transfiere la titularidad de los derechos de autor. Por eso muchos autores tienen mucho en interés en conservar los derechos de autor y prefieren conceder una licencia exclusiva en vez de una cesión, incluso si los efectos son los mismos.

Una licencia en exclusiva no tiene que incluir todos los intereses de los derechos de autor.

Por ejemplo, un autor puede conceder una licencia exclusiva de reproducción y distribución de copias de sus obras en formato impreso, y retener el derecho de control sobre la realización de obras derivadas (como películas), o conceder licencias sobre productos derivados a un tercero.

Aunque no es algo común en la edición de libros también se puede conceder una licencia de no exclusividad sobre los derechos de autor. En este caso el autor puede hacer uso de estos derechos y concederlos a un número ilimitado de licenciatarios no exclusivos.

Puede resultar muy difícil negociar una licencia no exclusiva para la publicación de su obra con una editorial tradicional, por todas las razones expuestas, pero no es imposible.

Si quiere obtener de su editorial una licencia de no exclusividad, puede que le ayude argumentar que el acuerdo no exclusivo es tan lucrativo en potencia para la editorial como una cesión en exclusiva, y también puede añadir alicientes al contrato que hagan más atractiva su propuesta.

A algunos autores pueden interesarles una licencia no exclusiva para que sus libros estén disponibles abiertamente para el público.

Por ejemplo, algunos autores han decidido que sus obras estén disponibles en internet de forma gratuita en virtud de una licencia Creative Commons.

Algunos autores pueden querer probar a trabajar con una editorial de acceso abierto, quien podría compartir con el autor los gastos de lanzamiento del libro en virtud de unos términos abiertos. 

De forma opcional, algunos autores que suelen publicar sus obras en el marco de una licencia abierta, pueden considerar la autopublicación de sus obras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s