¿Qué pasa con el pago de las hipotecas durante la crisis del coronavirus?

Publicado por Miguel Ángel Callejas.

Con la llegada del COVID-19 a España y su fuerte impacto en nuestro sistema social y económico, el Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez ha querido atajar, de la mejor forma posible, las consecuencias negativas en materia económica de las que se están viendo y se verán afectadas miles de familias españolas.

Por ello, el gobierno ha puesto en marcha el Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de mayo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, donde a lo largo de su articulado podemos encontrar una serie de medidas para intentar paliar el duro golpe que sufrirá nuestra económica nacional y la económica de todas las familias de trabajadores que se están viendo despedidos por los famosos ERTE, o, el en caso de los autónomos, cómo sus negocios carecen de actividad y se ven obligados al cierre de los mismos.

Quizá, una de las medidas más drásticas e importantes de este RD, es la conocida como moratoria en las hipotecas, pero ¿qué es una moratoria en la hipoteca? ¿Qué requisitos debemos cumplir para acogernos a ella?

¿Qué es una moratoria en la hipoteca?

Pues bien, podemos definir moratoria en los mismos términos que lo realiza la RAE:

“Prórroga en el plazo establecido para algo, especialmente el pago de una deuda o el cumplimiento de una obligación“.

Es decir, que, aplicado a las hipotecas, no es más que un retraso en el pago de las cuotas de la misma durante un tiempo determinado.

De este modo, y tras la obligación del gobierno a las entidades de crédito de acogerse a las medidas del Real Decreto-Ley, el ejecutivo de Sánchez ha querido paliar o amortiguar de algún modo el duro golpe económico que está suponiendo la paralización de todo nuestro país durante el estado de alarma y evitar que las familias puedan llegar a la situación de perder sus viviendas como ya ocurriera en la crisis económica del año 2008.

Requisitos de la moratoria en la hipoteca

Pero bien, para poder acogernos a dicha moratoria en el pago de nuestra hipoteca, debemos cumplir una serie de condiciones que el propio RD enumera a lo largo de su articulado y que pasamos a desgranar de la forma más sencilla:

  • La vivienda sobre la que recae la hipoteca objeto de la moratoria debe ser la vivienda habitual, sin tener posibilidad alguna de ejercer este derecho sobre una segunda residencia,
  • La cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos, resulte superior o igual al 35% de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familia.
  • Es necesario que la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas en términos de esfuerzo de acceso a la vivienda, especificando la propia norma que el esfuerzo que represente la carga hipotecaria sobre la renta familiar se haya multiplicado por al menos 1,3 y, en el caso de las personas con negocios a su cargo (autónomos), es necesario que se haya producido una caída sustancial de las ventas cuando esta caída sea, al menos, del 40%.
  • Otro de los requisitos es que el deudor este en situación de vulnerabilidad económica y se define como tal el hecho de estar en paro, o en caso de ser empresario o profesional, sufra una pérdida sustancial de sus ingresos o una caída sustancial de sus ventas.
  • Es necesario que el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar el mes anterior a la petición de la moratoria no  supere más de tres veces el IPREM. Este requisito puede sufrir alguna modificación y puede elevarse en diferentes casos, como, por ejemplo, aplicando una variación del 0,1% por cada hijo o persona mayor de 65 años a cargo del deudor o personas con discapacidad reconocida superior al 33%.

¿Qué documentos hacen falta para solicitar la moratoria en la hipoteca?

Para realizar esta solicitud, además de cumplir con los requisitos anteriormente descritos, deberemos aportar una serie de documentación probatoria de la situación familiar. Se deberá entregar a la entidad:

  • El libro de familia
  • Certificado de empadronamiento
  • Nota simple del Registro de la Propiedad
  • Escrituras de compraventa y de concesión del préstamo hipotecario
  • Declaración responsable del deudor sobre los cumplimientos de las condiciones

Una vez hecha la solicitud al banco, este deberá pronunciarse sobre su aceptación o rechazo en un plazo máximo de 15 días. Si el resultado fuese positivo, la entidad acreedora tiene obligación de comunicar dicha aceptación, junto con la duración de la moratoria al Banco de España.

¿Qué pasa con fiadores, avalistas, hipotecantes y arrendatarios?


Por otro lado, el Decreto no olvida a los fiadores, avalistas e hipotecantes no deudores que constituyen las hipotecas. Si estos se encuentran en situación de vulnerabilidad económica según se describe en la norma “podrán exigir que la entidad agote el patrimonio del deudor principal.”

Con la aprobación del Real Decreto-Ley, el Gobierno ha querido frenar al máximo todos los aspectos negativos para la económica general y particular de los españoles, aprobando como hemos visto, una medida de urgente necesidad como es la moratoria de las hipotecas, sin establecer para ello, unos requisitos de difícil alcance. 

Pese a ello, no son pocos los colectivos que han elevado sus quejas al RD, puesto que ha olvidado a miles de familias españoles que residen en viviendas mediante un contrato de arrendamiento, siendo estas familias que viven en alquiler, las grandes olvidadas por esta norma sin precedentes. 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s