La fina línea entre el sadomasoquismo y el delito de lesiones

Publicado por José Javier López Marín

La dominación y el sexo. Todos han fantaseado alguna vez con esta práctica sexual, incluso algunos la habrán experimentado desde una de las dos partes actoras, que no son otras que “tener el poder o no tenerlo“, dos formas diametralmente opuestas de vivirlo.

Para el que lo desconozca, el sadomasoquismo, especialmente el bondage, consiste en la práctica de una serie de juegos sexuales, partiendo de dos figuras actuantes: dominante y dominado. Creando una dominancia a través del dolor, humillación o la falsa sensación de estos, obedeciendo las indicaciones del dominante y llegando al placer sexual.

Mucho placer… o ninguno, pues en materias se suele ser blanco o negro, nunca gris. Un juego que, llevado a su extremo, puede llegar a causar lesiones a la otra parte. Todo dependerá del grado de dureza infligido por parte del dominador y hasta dónde sea capaz de llegar el sumiso o dominado. 

Y aquí es donde vamos a detenernos. Ya que parece que las cuerdas se han apretado de más.

¿Puede el sadomasoquismo provocar un delito de lesiones? ¿Dónde está el límite?

Explicado lo básico, dejemos las sombras para las novelas eróticas y el cine, y arrojemos un poco de luz a su posible repercusión penal. Que aquí hemos venido a hablar de Derecho:

Planteamiento

Situémonos: sujeto A mantiene con sujeto B relaciones sexuales de dominación consentidas (ambos mayores de edad, consentimiento no viciado, válido, libre y espontáneo). Esta pareja llega a un acuerdo y utiliza distintos objetos con cierta intensidad… El sujeto A, dominante, causa lesiones a B en pleno apogeo sexual, ¿qué ocurre ahora?

  1. El sujeto pasivo B ha recibido una lesión importante… No le quedará más remedio que acudir al médico y recibir asistencia facultativa.
  2. Esto dará lugar a que el médico, obedeciendo a la LEC (y a su propio código deontológico), rellene un parte de lesiones si sospecha de las mismas (parte que podrá generar prueba y ser pieza clave en una futura sentencia condenatoria) y dar traslado de este parte facultativo a justicia.
  3. Este aviso a nuestros tribunales, activará toda la maquinaria judicial, empezando por el Ministerio Fiscal, que ejecutará la acción penal, quiera o no quiera denunciar la dominada o dominado (sujeto pasivo de las lesiones), dada la actuación de oficio por parte de Fiscalía.
  4. Por tanto, aunque el sujeto pasivo no se persone como acusación particular, el proceso continúa. Como veremos a continuación, dentro del marco de las lesiones, el dominador podrá ser condenado por este resultado, con un par de peculiaridades: las referentes a la agravación del 148.1 y al consentimiento del 155 del Código Penal… Veamos qué marca el Supremo.

¿A qué tipo penal se enfrenta el autor? 

Nuestro sujeto A se enfrentaría a un delito de lesiones, las cuales son producidas con una conducta claramente dolosa, de tipo eventual. Así, citando al Alto Tribunal en su Sentencia 1049/2002 respecto al tema que nos concierne:

“El dolo eventual, por lo tanto, no se excluye simplemente por la esperanza de que no se producirá el resultado o porque éste no haya sido deseado por el autor”.

Claramente, nuestro sujeto activo sabía la alta posibilidad de producir tales lesiones con los instrumentos utilizados. 

Lesiones que estarían además encuadradas en el tipo agravado del 148.1º CP:

Si en la agresión se hubieren utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida o salud, física o psíquica, del lesionado” (algo que, como se observa en el enunciado jurídico, encaja a la perfección en estos supuestos de sadomasoquismo).

Por ejemplo: utilizar una fusta para dar latigazos o unos grilletes para atar tan bruscamente que se cause una lesión a la parte dominada.

Análisis independiente merece el consentimiento como atenuante que veremos a continuación.

¿Es posible un pacto de dominación/sumisión? ¿Tendrá validez legal?

Puede usted firmar un contrato al más puro estilo 50 Sombras de Grey y brindar por la autonomía de la voluntad con su pareja, pero no librarán a su “amo o ama” de un delito de lesiones en el caso de que se llegue a poner en conocimiento de la justicia. 

Eso sí, podrá beneficiarse del artículo 155, siempre que dicho consentimiento sea válido, y se trate de una persona mayor de edad y plenamente capacitada.

Y es que, tal y como recoge la STS 1049/2002, será aplicable el 155 del Código Penal:

“si ha mediado el consentimiento válida, libre, espontánea y expresamente emitido del ofendido, imponiendo la pena inferior en uno o dos grados”.

Así, muestra una dosificación penológica de la condena por este tipo de lesiones. Algo que se observa en el fallo final, estimada parcialmente la casación, es que el Alto Tribunal decide que la pena de prisión pasa de los dos años impuestos por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Zaragoza a la pena impuesta por el Supremo de 1 año y 6 meses de prisión.

Por tanto, disfruten con moderación y pongan una palabra clave como límite o cambiarán la habitación roja por otra estancia algo menos reconfortante.

*Es importante aclarar para cerrar este artículo, que el tema ha sido tratado estrictamente desde el sexo consentido en tales términos. No cabe ni mencionar que los extremos tratados nada tienen que ver con posibles delitos sexuales o incluso violencia de género si se dieran los requisitos legales. Siempre se ha partido de un ejemplo y una jurisprudencia enfocada en el consentimiento.

*Las fotos del cuerpo del post son propiedad del autor, por lo que se ruega permiso para su difusión fuera del encuadre de este artículo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s