¿Puede otra persona usar mi marca?

Si me has leído en ocasiones anteriores, sabrás que me gusta basar los artículos en situaciones de la vida cotidiana, y esta vez no será la excepción. Si nunca me has leído, puedes cliquear aquí para ir empezando. 

Discusión entre artistas por “robo de marca”

En la era digital es posible enterarse de cosas que ocurren en una comunidad, ciudad o país diferentes del nuestro. Hacerlo en muy poco tiempo y sin tener que movernos del sofá, me parece sencillamente maravilloso. Sobre todo, si aquello sirve para escribir un artículo. En este caso, me refiero a una disputa a través de las redes sociales, entre dos artistas de bandas musicales opuestas (ambos residentes en España). Llamaré BANDA A a la primera y BANDA B a la segunda. El artista de la BANDA A acusaba al de la BANDA B de haber robado su marca. El primero alegaba que su banda llevaba usando esa marca desde hacía dos años, mucho antes que la BANDA B, que tan solo llevaba un par de meses haciéndolo. Evidentemente, también exigía que la BANDA B dejara de usar la marca

Mi reacción inicial fue de sorpresa, pero no porque las cuestiones de quién le ha robado la marca a quiénsean escasas, sino por las vías y las formas que habían elegido los artistas. Normalmente, nos enteramos de estas cuestiones cuando ya hay abogados en medio y la repercusión es grande. En cualquier caso, con este artículo pretendo aclarar cómo funciona esto del uso no autorizado de la marca. Pues, es algo más habitual de lo que parece. 

¿Qué se entiende por marca? 

La marca, en palabras simples, es el signo distintivo o denominación que permite a cualquier empresa ser identificable en el mercado. Para entender mejor el concepto de marca debemos recurrir al artículo 4 de la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas. Igualmente, considero importante tener en cuenta el artículo 5 de la misma normativa. Pues, si el artículo cuatro establece qué es o qué puede ser una marca, el artículo cinco explica qué es lo que nunca puede serlo. No obstante, te remito al artículo del compañero Carlos aquí en Discusión Jurídica. Explica de forma bastante extensa este concepto. 

¿Puede alguien más usar mi marca? 

La respuesta es que depende, depende de las circunstancias. Básicamente, de si tienes tu marca registrada o no. Y si está registrada, de si se trata de una marca nacional, internacional o comunitaria, para saber la extensión de su protección. 

¿Qué es una marca nacional? 

Se entiende por marca nacional el registro que se lleva a cabo de forma directa en el país que se pretende proteger la marca.

Por ejemplo, registras tu marca en la Oficina Española de Patentes y marcas (OEPM) cuando solo quieres protegerla España. Obviamente, tras haber presentado la correspondiente solicitud de registro de marca nacional en esa oficina (OEPM), en los servicios correspondientes de las comunidades autónomas o en las Oficinas de Correos.

Para entender todo el proceso de registro, te remito otra vez al artículo de Carlos. En el caso de que hubieras registrado tu marca en España y, efectivamente, se tratara de una marca nacional, tu marca no tendría efectos fuera del territorio español, al menos, en cuanto al tema que nos concierne. 

Algunos ejemplos prácticos: 

Supongamos que una persona residente y operante en Nigeria está usando la misma marca que tú tienes registrada en España (recordamos que tu marca es nacional y solo está protegida en España), ¿qué sucedería en este caso?

En principio, esa persona podría usar la marca en Nigeria mientras que tú la usas en España.

¿Y si tu negocio marcha bien, el mercado nigeriano te ofrece buenas alternativas y has contemplado operar en Nigeria?, ¿qué haces si hay otro operador que tiene registrada la marca en Nigeria? Lo primero que debes saber es que las marcas registradas tendrán siempre protección.

Si esta persona opera con esa marca, pero no la tiene registrada en Nigeria, tú podrías aprovechar eso y registrar la marca en Nigeria también. Podrías “con todas las de la leysolicitar a esa persona que deje de usar tu marca.

Pues, como antes decía, la marca registrada tiene mayor protección, con independencia de que lleve solo unos días de registro.

No obstante, aunque adquieras con el registro válidamente efectuado derechos sobre la marca, en España la ley otorga protección al usuario de una marca notoria (renombrada) aunque no esté registrada.

Debo aclarar que esto se contempla en casos muy concretos y, que quien quiera alegar la notoriedad de su marca tendrá que probarlo

¿Qué pasa si el operador nigeriano ya tiene esa marca registrada en Nigeria?

En este caso, tu mejor opción es operar en el mercado nigeriano con otra marca.

Debes tener en cuenta que el cambio de marca no solo sucede en supuestos como este. Es decir, las empresas suelen operar con marcas diferentes según qué países, por factores muy variados. Es posible que en España tu marca se posicione bien y sea aceptada por el público. Pero, por ejemplo, puede pasar que el nombre de tu marca sea un insulto en el idioma de algún otro país en el que quieres operar, lo cual podría afectar negativamente la imagen de tu empresa. En estos casos, las personas suelen adaptar la marca al nuevo país.

Consejo: el nombre de tu marca (si es una marca denominativa), el logo (si es una marca gráfica) o ambos (si se trata de marca mixta), son cosas que no debes dejar al azar. A priori parece una cuestión banal pero no lo es. 

¿Qué es una marca internacional? 

En la página de la OEPM puedes encontrar esta definición: la marca internacional se encuadra en un sistema de registro de marcas para países que están integrados en el Sistema de Madrid, y comprende dos tratados internacionales, el Arreglo de Madrid y el Protocolo de Madrid. 

Normalmente, cuando alguien lee “marca internacional, lo primero que piensa es que se trata de una marca con cobertura universal. Nada más lejos de la realidad, estamos ante el típico caso de lo anti-intuitivo. En esencia, el significado de marca internacional se debe buscar en la delimitación dada al principio del epígrafe y, es que, esta marca será registrable en países integrados en el Sistema de Madrid, cuya principal ventaja es favorecer la unificación y simplificación de ciertos trámites, como el examen formal y la publicación, lo cual permite que en cada uno de los países señalados se pueda conseguir un registro con los mismos derechos y obligaciones que si se tratara de una marca nacional.

Igualmente, la marca internacional también será registrable en países que formen parte del arreglo, del protocolo o de ambos. En la actualidad, la suma es de ochenta países. Ochenta no es un número que haga pensar en “universal“, pero siguen siendo muchos países. Es importante mencionar también que, si se quiere obtener la marca internacional, es obligatorio tener una marca española anterior que le sirva de base, que podría ser una mera solicitud o un registro ya concedido según qué casos. Cabe decir, finalmente, que como regla general serán admitidas como marcas internacionales los mismos signos que pueden constituir marca conforme al artículo 4 de la ley española 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas. 

¿Qué es una marca comunitaria? 

La marca comunitaria se diferencia de la marca nacional e internacional, en el sentido de que realiza sus funciones en todo el territorio de la Unión Europea (UE). Económicamente hablando, si queremos registrar una marca en más de dos países de la UE, nos sale más rentable hacerlo como marca comunitaria que registrar la marca en cada uno de los países de la Unión Europea. En otras palabras, el registro de una marca como comunitaria permite proteger nuestra imagen en los países de la UE, simultáneamente y mediante un único trámite. Como empresario, disponer de una marca comunitaria facultaría la identificación de tus productos o servicios de manera idéntica en toda la Unión. 

¿Puede cualquier persona ser titular de una marca de la Unión Europea? 

El artículo 5 del Reglamento (UE) 2017/1001 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de junio de 2017, sobre la marca de la Unión Europea establece:

“Podrán ser titulares de marcas de la Unión las personas físicas o jurídicas, incluidas las entidades de Derecho público”.

Como es apreciable, este reglamento utiliza un criterio bastante amplio para determinar las personas que pueden ser titulares de marcas comunitarias. 

En definitiva, tras lo expuesto en este artículo, no solo espero que consideres registrar tu marca y protegerla con las garantías que te ofrece la ley, sino que recurras a los servicios de un experto para ahorrarte quebraderos de cabeza en el proceso.

Recuerda: no importa que tu empresa esté inscrita en el Registro Mercantil y el dominio de tu página web tampoco sirve legalmente para privar a un tercero del ejercicio de sus derechos, si éste tiene registrada la marca. 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s