Introducción al fenómeno de las sectas

Publicado por Sonia Sánchez del Amo.

La Real Academia Española tiene diferentes definiciones sobre las sectas. Nos vamos a quedar con su tercera definición, que las explica como “comunidad cerrada, que promueve o aparenta promover fines de carácter espiritual, en la que los maestros ejercen un poder absoluto sobre los adeptos”. Rodríguez Carrasco en 2005 establece que el hecho de definir a un grupo como secta la marca su nivel de destrucción, entendiéndose destrucción por la afectación del sujeto que empieza a formar parte de esta, minándose poco a poco. 

Nadie habla de su propia religión como una secta. Para los seguidores de una religión (sea esta la que sea, catolicismo, judaísmo, budismo, etc.) los que pertenecen a una secta son aquellos que no forman parte de su misma religión y que, tal y como determina Carmona Campo (2016) pertenecen a una minoría que se ha escindido de una religión mayor.

Las sectas son llamadas sectas coercitivas por la forma y los medios que tienen de actuar, aunque el concepto de sectas está cada vez más obsoleto por su carácter peyorativo y se utilizan términos como comportamientos sectarios (centrados en los componentes de la organización más que en la propia organización) o Nuevos Movimientos Religiosos Alternativos (NMRA).

Al leer esta definición no pensamos que podamos encontrar una secta en pleno siglo XXI, sin embargo, sigue habiéndolas en la actualidad. De modo introductorio explicaremos qué características tienen las sectas coercitivas, qué técnicas se usan para conseguir que una persona empiece a formar parte de estas organizaciones y cómo se logra salir de este entramado. 

Sectas coercitivas

Existen un gran número de sectas en la actualidad y aunque las más conocidas suelen ser las religiosas, no son las únicas, encontrándose también las políticas, las similares a grupos terroristas o las pseudoterapéuticas, entre otras. 

McDonald en 1988 estableció que este tipo de organizaciones tienen un doble rasero, es decir, muestran unos atractivos para que las personas solo vean cosas positivas y atrayentes pero en el fondo se guían por otros aspectos mucho más oscuros. Algunos de estos son: 

  • Cohesión grupal: las personas empiezan a tener un sentimiento de pertenencia porque los líderes empiezan a hacerles partícipes. Además, estos suelen tener “poderes o dones” lo que infunda más respeto a los seguidores.
  • Comunicación y altruismo: la organización es vista como un lugar donde predomina la sexualidad, la ayuda a los demás y donde pueden huir de la monotonía, teniendo nuevas experiencias. 
  • Realización espiritual: en gran parte de las sectas los líderes prometen una “salvación” y suelen tener un ambiente místico y misterioso que las hace más atractivas.

¿Una persona acude por su propio pie a estas organizaciones, o son las propias organizaciones las que buscan adeptos?

Para responder a esta pregunta es muy importante diferenciar entre afiliación y captación. En la afiliación es la persona la que busca libremente adherirse a una organización teniendo sus motivaciones particulares. En la captación el sujeto es pasivo y es el propio organismo el que va “lavándole el cerebro” para que dé los pasos que ellos quieren y acabe convirtiéndose en una persona sumisa (Rodríguez-Carballeira y Almendros-Rodríguez, 2005). 

Técnicas del “lavado de cerebro”

También conocidas como técnicas de persuasión coercitivas, al usar la coerción para conseguir sus propósitos, como que la persona acabe formando parte de su organización. Diferentes autores como Lifton (1961), West y Singer (1980) o Langone (1982) han clasificado estas técnicas en cuatro bloques. Vamos a centrarnos en la clasificación propuesta por Rodríguez-Carballeira y Almendros-Rodríguez en 2005 que fusiona las clasificaciones anteriores: 

Técnicas coercitivas sobre el entorno cotidiano

  • Aislamiento del exterior

Estas organizaciones llevan a que el sujeto se aísle de su entorno más cercano intentando que no tenga tiempo para nada y que todo esté bajo una supervisión. Proponen una desvinculación con el pasado (incluso en algunas se realizan rituales) y establecen una dicotomía entre el bien y el mal, donde ellos son los buenos y el resto los malos; de esta forma, se fomentan las interacciones dentro del propio grupo (endogrupo) haciéndoles creer que fuera hay un enemigo común.

  • Control de la información

Es la propia secta la que decide qué noticias hay y qué noticias no, manipulando así la información a su antojo. Esto es llamado por McGuire (1985) como “monopolio de la presentación de estímulos y de las opciones posibles”.

  • Creación de un estado de dependencia existencial

De forma paulatina, los líderes van controlando las necesidades básicas de los miembros (limpieza, alimentación…) además de controlar su economía, ya sea mediante pagos obligados o mediante donaciones. Goffman en 1961 afirmaba que una de las formas más efectivas de eliminar la economía de una persona es manejándola, teniendo que pedir permiso para cosas banales que cualquiera puede realizar por su propio pie.

Otras formas de debilitar al sujeto son imponiéndoles una dieta pobre, agotándolos física y psíquicamente o reduciéndoles sus horas de sueño. En última instancia, este control se obtiene a través de la violencia o el autosacrificio (aunque este último está casi extinto). 

Técnicas coercitivas sobre la vida emocional

  • Inducción de emociones positivas

Una de las tácticas más famosas es el “bombardeo de amor” donde los individuos se refuerzan socialmente a través de sonrisas, contacto físico, alabanzas…

Cuando se consigue un compromiso por parte del nuevo miembro, se habla de la fase “luna de miel” por la euforia que le supone (también incluida en el ciclo de violencia de género).

  • Inducción de emociones negativas

El líder de la secta usa premios y castigos indistintamente lo que produce en los miembros cierta confusión y miedo. Estos castigos le producen vergüenza y culpa y alimentan una posible delación por parte de los miembros si ven a otro haciendo algo incorrecto. 

Técnicas coercitivas sobre el ámbito cognitivo

  • Denigración del pensamiento crítico

Las ideas de los miembros empiezan a ser vistas como poco fiables, reprimiéndolas poco a poco hasta que se adaptan a los pensamientos que tiene el grupo. Lifton (1961) habla de la ciencia sagrada, entendido esto como un sometimiento por el que los miembros pasan donde ven la autenticidad e integridad de la organización y que da lugar al concepto de “mentalidad cerrada”. 

  • Uso de la mentira y engaño

De nuevo, los líderes utilizan el engaño para conseguir distorsionar la realidad de sus seguidores de forma cautelosa para que estos no se den cuenta. Suelen reducirlo todo al bien y el mal (denominado maniqueísmo).

  • Demanda de condescendencia e identificación con el grupo

Como ya se ha comentado, se castiga la desviación y se premia la condescendencia (hecho de aceptar las mismas ideas y valores) y esto se consigue a través de la coacción

  • Control de la atención y el lenguaje

Con respecto a la atención, las sectas se encargan de privar sensorialmente a los miembros y de sobresaturarlos. La privación consiste en la meditación y el aislamiento, otorgándole más valor a las tareas monótonas La sobresaturación ocurre a través del avasallamiento de mensajes que dan lugar a una aceptación de estos de forma automática, sin pensar en ellos.

Por otro lado, el lenguaje de estas organizaciones consiste en una jerga común y exclusiva tan sobrecargada de emociones que les impide pensar por sí mismos. También se incluye dentro del lenguaje la simbología, utilizada para conectar con las emociones más profundas. 

  • Líder y doctrina, nuevos referentes de autoridad

Los valores que los miembros tenían previamente acaban desapareciendo para afianzar los del propio grupo. La autoridad es representada por un líder, visto como algo supremo y divino que promueve la extensión de su propio dogma, donde habitualmente, el fin justificaría los medios

Técnicas coercitivas sobre los estados de conciencia

Técnicas como la hipnosis, la privación sensorial, las drogas, etc., pretenden transformar a los sujetos que forman parte de la organización para que acaben dependiendo de esta. Su último objetivo es conseguir que esta conversión se mantenga con el paso de los años, por lo que no solo necesitan que cada vez se vayan uniendo más adeptos, sino también que se mantenga en el tiempo. Utilizan el miedo para retener a las personas dentro de su círculo y, de este modo, no contemplan una vida fuera de ahí (aunque existen miembros que consiguen abandonar). 

Abandono de las sectas

Gran parte del conocimiento que se tiene sobre este tema es gracias a las personas que han logrado salir de ellas.

¿Cómo puede una persona dejar de formar parte de una secta después de ver el sometimiento que tienen?

Este abandono puede darse porque el propio sujeto toma la decisión de abandonar (el más común), por expulsión o mediante una desprogramación involuntaria. Algunas personas, aunque toman la decisión de abandonar el grupo, necesitan la ayuda de un profesional para dejar atrás la organización.

Según Skonovd (1983), una persona tomaría la decisión de abandonar la secta cuando deja de sentirse apoyado por su grupo social. Es aquí cuando el sujeto comienza a tener dudas y empieza a reflexionar sobre su verdadero lugar en la organización, y al principio intentará justificarlo. Wright, en el mismo año, establece diferentes motivos que también pueden causar el abandono, tales como que los miembros perciban que realmente no hay un éxito que alcanzar o algunas disonancias entre lo que proponen los líderes y lo que realmente hacen. 

Existen tres formas de abandonar el grupo:

  • El abandono encubierto, donde las personas dejan la organización de forma secreta.
  • El abandono abierto, donde los sujetos transmiten únicamente a los líderes su descontento y estos intentarán por todos los medios que la persona se quede en la organización, llegando a un tipo de acuerdo.
  • El abandono declarado, donde los sujetos comunican de forma abierta a toda la comunidad su intención de marcharse.

El más habitual es el abandono encubierto (Wright, 1987). 

Conclusiones

Las sectas coercitivas son conocidas por todos. Aparentemente están encubiertas en la sociedad y pasan desapercibidas, pero siguen estando ahí. Estas organizaciones se alimentan de la debilidad de las personas, de sus momentos de flaqueza, para ofrecerles una vida mejor llena de amor, sabiduría, bondad y sexo, por lo que muchas personas ven aquí una vía de escape de sus problemas y de su monotonía diaria

Profundizando, hemos podido comprobar que no es oro todo lo que reluce. Detrás de estos grandes organismos encontramos a personas narcisistas con un gran poder de manipulación, donde usan el engaño para conseguir cada vez más y más adeptos, aprovechándose, como ya hemos dicho, de su vulnerabilidad.

Un ejemplo actual de secta es el Palmar de Troya, en Sevilla. Todo comenzó cuando unas niñas tuvieron unas apariciones en un campo, cada día iban llegando nuevos curiosos a la zona e iban teniendo sus propias apariciones divinas, hasta que llegó un hombre que tenía apariciones diarias y que se autoconsideraba el nuevo “Mesías”. Este hombre se aprovechó de los creyentes y consiguió coger una gran cantidad de dinero donado para la iglesia. Dentro de la organización las mujeres eran mermadas, impidiéndoseles las duchas para que los hombres no se acercaran a ellas y tampoco podían establecer relaciones entre ellos ya que las conversaciones estaban prohibidas, durante todo el día realizaban tareas que les impedían pensar en otra cosa. Un claro ejemplo de la manipulación ejercida por los líderes de las sectas a los seguidores. 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s