El coste de oportunidad para el abogado de no cultivar su cultura financiera

Publicado por Javier García de Tiedra.

Hace apenas unos meses, mientras compartía almuerzo con un Abogado sevillano, tuve con su persona una interesante y –creoreveladora conversación. Y como lo basado en hechos reales siempre despierta una mayor atención, voy a valerme de esta para tratar de trasladar el coste de oportunidad, o en otras palabras, aquello a lo que renunciamos como Abogados, por no haber dedicado más tiempo a aprender de finanzas.

La volatilidad en la profesión de Abogado

La Abogacía, especialmente la que se ejerce por cuenta propia, es innegablemente volátil. Unos meses son mejores, otros peores; podemos pasarlo en determinados momentos muy mal, si atendemos a los ingresos derivados de nuestra actividad, o tener un año estupendo.

A este Abogado sevillano, generalista, no le iba del todo mal: average, que dirían los ingleses, no se podía quejar. Ya llevaba unos cuantos años con su despacho y por lo que me contaba se iba apañando

El caso es que a veces podemos tener un año tan bueno, por ejemplo por haber obtenido un resultado satisfactorio en un asunto prometedor, que podemos llegar a “sufrir” el bendito problema de no saber qué hacer con ese dinero. Así le sucedía a nuestro Abogado sevillano: había obtenido una buena suma por un caso y quería reinvertirlo.

Diversificación e inversión

El motivo de querer reinvertir, como persona sensata que era, traía causa precisamente de la volatilidad de los ingresos propios de la Abogacía, le preocupaba sufrir en el futuro años muy malos.

Reflexionándolo con la almohada, figuradamente, había llegado a la conclusión de que lo mejor era invertirlo en publicidad. Y realmente no es necesariamente mala idea, a futuro si segmentaba y configuraba debidamente la campaña probablemente llegaría a nuevos clientes que a futuro le proporcionarían mayores ingresos. O no, debo reconocer que me mostré escéptico acerca de la efectividad de la publicidad online para un Abogado de un despacho pequeño en una ciudad grande como Sevilla. En cualquier caso esto último no es aquí lo importante, sino el hecho de que con esta inversión, incluso en el caso de que saliese finalmente bien, no estaría reduciendo la volatilidad para con sus ingresos, ya que al fin y al cabo, simplemente estaba poniendo más huevos en su única cesta.

Su diversificación no iba a mejorar.

Las posibilidades de la cultura financiera

Imaginemos que este caballero gozase de una fantástica cultura financiera. ¿Qué podría haber hecho? Pues por ejemplo adquirir unas acciones de empresas excelentes en sectores defensivos (un sector defensivo es aquel que se ve menos afectado por los ciclos económicos). Seguir poseyendo activos valiosos cuando a nosotros no nos vaya tan bien, que nos permitan tirar, siquiera parcialmente, de los mismos cuando vengan mal dadas en la Abogacía.

Se podría llegar a la conclusión, sensata, de que para invertir en negocios, sean cotizados o no, se deben poseer conocimientos que a priori no se calificarían de básicos, en lo que a cultura financiera se refiere. Es verdad, pero quizás parece razonable que, de tener una cultura financiera básica sí podría este Abogado ser capaz de seleccionar un fondo de inversión que se ajustase a sus necesidades, con un equipo gestor capaz y a una comisión razonable.

Un ejemplo de empresa excelente para el Abogado con cultura financiera: Inditex

Les voy a poner un ejemplo de empresa excelente y que además tenemos creo el orgullo de que haya medrado en España, Inditex.  Supongamos que tenemos unos conocimientos mínimos de contabilidad, no hace falta más, y le echamos un vistazo a sus tres estados financieros principales: la cuenta de pérdidas y ganancias, el balance de situación y el estado de flujos de efectivo. Sé que la mayoría leerá esto y pensará que de poco les sirve porque no saben leer estados financieros, el objetivo es precisamente es abrirles el gusanillo.

Cuenta de pérdidas y ganancias

Desde 2005, Inditex ha hecho crecer sus ventas desde 5.569 millones de eurosen adelante, M€a 27.528 M€.  En otras palabras, las ha multiplicado por más de cinco veces, y no de un año para otro, sino incansablemente cada año cual martillo pilón, no ha fallado ni un solo año, ni siquiera durante la crisis que asoló nuestro país y el globo en general.

Las ventas como ustedes bien sabrán no significan nada si no se convierten en beneficios. Aquí tendremos que estar al margen operativo, que en el caso de Inditex fue en 2018 del 17%. El margen operativo nos muestra qué porcentaje de las ventas acaba finalmente convirtiéndose en beneficios antes de impuestos. Inditex en 2018 por cada 100€ de ventas obtuvo 17€ de beneficios antes de impuestos. Aquí tenemos que investigar la evolución en el tiempo de los márgenes de rentabilidad, que en el caso de Inditex se han mantenido durante todos estos años entre un 15 y un 19%. Márgenes estupendos.

También será importante echar un ojo a las acciones en circulación. Imaginen que el capital social de Inditex está formado en 2005 por 100 acciones, y ustedes son propietarios de 10.  De nada sirve que Inditex haya multiplicado sus beneficios por cinco en 14 años, como así ha sido, si siguen teniendo esas 10 acciones pero tras muchas ampliaciones de capital ahora el capital social se divide en 1.000 acciones: habrían pasado de poseer el 10% de la propiedad, o de la tarta viéndolo figuradamente, a poseer el 1%. Para verlo tenemos la cifra de los beneficios por acción, que en Inditex ha evolucionado desde 0.21€ por acción en 2005, a 1.2 en 2019.

Si bien podríamos analizar muchas más partidas de la cuenta de pérdidas y ganancias de Inditex, supongamos que nos quedamos aquí: ya habríamos obtenido datos muy importantes.

Balance de situación

El balance de situación nos muestra lo que posee y lo que debe Inditex. Si restamos los pasivos a los activos de la empresa obtendremos lo que se denomina el patrimonio neto.

Echémosle un ojo a su balance. En 2005 poseía 772 M€ en efectivo o equivalentes de efectivo (dinerito en el banco, resumiéndolo mucho), y el año pasado, en 2019, cerró en 7.796 M€. ¿No está mal no? Multiplicar por diez el dinero que tenemos en nuestras cuentas bancarias es muestra de prosperidad para un abogado, pues también lo es para una empresa.

Pero no nos podemos quedar aquí, existe también la posibilidad de que las deudas sean muy superiores al dinero contante y sonante, lo que podría llegar a invalidar nuestro júbilo ante tan prometedora inversión. En el caso de Inditex estamos de suerte, en 2005 no poseía apenas deuda y tras catorce años sigue con esta política de evitar el apalancamiento.

¿Y el patrimonio neto, qué tal ha evolucionado? Pues nada mal, ha pasado de 2.376 M€ a 14.000 M€ en catorce años. Ha multiplicado por siete en catorce años, casi nada.

Lo que nos dice el balance de Inditex, al fin y al cabo, es que con casi 8.000 millones de euros en caja, y sin deuda, es una empresa que difícilmente va a quebrar. Eso, y que es muy próspera.

Estado de flujos de efectivo

Aquí podemos analizar el dinero que entra y sale de la empresa, y a qué se ha dedicado.

Podemos analizar p. ej. la estrategia que ha llevado a cabo Inditex para expandirse solo echándole un vistazo. No ha gastado dinero en adquirir otros negocios, sino que ha crecido, como se suele decir en la jerga financiera, orgánicamente: ha ido invirtiendo parte de sus beneficios en abrir nuevas tiendas por todo el mundo.

También podemos echarle un ojo a cuánto ha dedicado a repartir dividendos. En 2005 repartió a sus accionistas 219 M€, suma que ascendió en 2018 a 2.127 M€. Como podemos ver, es una empresa que remunera generosamente a sus accionistas con una parte de los beneficios, dedicando otra parte a reinvertir en crecer.

Conclusión

Merece la pena aprender finanzas, mejorar nuestra cultura financiera. No quiero que piensen que para decidir invertir o no en una empresa como Inditex basta con lo brevemente esbozado, un fantástico negocio puede resultar una mala inversión si se adquiere a precios injustificados, y además deberíamos analizar la parte cualitativa de su negocio, si pensamos que a largo plazo seguirá siendo exitosa, manteniendo sus ventajas competitivas y demás.

Simplemente pretendía con este artículo despertarles el gusanillo para con las finanzas. No hace falta haber estudiado empresariales o contabilidad, yo estudié Derecho, soy Abogado, y con los años he ido aprendiendo. Parte de lo que sé lo plasmé un libro, “Introducción a la Inversión”, que se puede leer gratuitamente en formato electrónico si se tiene contratado Amazon Prime (y si no es así, sepan que si no lo han contratado, el propio Amazon –por cierto, otra empresa excelente- les regalará un período de prueba gratuito). Espero que les haya resultado interesante el artículo, cualquier duda les responderé encantado en los comentarios.

Disclaimer: no deben considerar lo expuesto en el artículo una recomendación de inversión, cada persona debe tomar sus propias decisiones bajo su responsabilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s